Iván Montenegro

Iván Montenegro

Iván Montenegro, natural de Sevilla, comenzó su carrera profesional en una empresa dedicada a la construcción de casas prefabricadas. En ella estuvo ocho años, para luego pasar a una de instalaciones eléctricas. Su primera vinculación, indirecta, con Sevitrade y el mundo portuario llegaría de la mano de una empresa de trabajo temporal, la cual se dedicaba a buscar personal para trabajar en los muelles públicos. Al poco tiempo, en 2010 entró a formar parte de la empresa.

Empezó en La Isla como peón en una envasadora haciendo big bags, pero también se curtió durante varios años en el manejó de carretillas, palas y topas. Reconoce que fue un autodidacta, pues aprendió por sí solo o con ayuda de los compañeros más experimentados el funcionamiento de cada una de ellas. El esfuerzo y dedicación mostrados han tenido resultados, pues hoy es el encargado de la maquinaria y segundo del responsable de dicha instalación. Su función resulta vital para este centro logístico del fertilizante, pues debe supervisar el correcto funcionamiento de la línea de envasado.

Declara que el trabajo en La Isla durante las campañas agrícolas puede resultar agotador. Con una cadena de personal y maquinaria que debe estar perfectamente coordinada y engrasada para que todo funcione, y cumplir los plazos con los clientes, estar al tanto de todo y acertar en la toma de decisiones no resulta tarea fácil.

En cuanto al apartado más personal, aprecia mucho a la empresa y a la dirección de la misma, por la atención y el detalle que han tenido con él y su familia en momentos difíciles. Le gusta su trabajo y está cómodo con su grupo de compañeros, fraguado durante estos últimos años al calor y ruido de las topas, palas y carretillas, lugar y compañía de la cual espera seguir disfrutando.

 

 

 

Sin Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados.